La confianza sigue en caída. La recuperación más lejos.

La Comisión Europea publicó hace un par de días la estimación del índice de confianza del consumidor en la Unión Europea y en la zona Euro y los datos no son nada esperanzadores:

In August 2011, the DG ECFIN (Directorate General for Economic and Monetary Affairs) flash estimate of the consumer confidence indicator strongly declined in both the EU (down to -16.8 from -12.4 in July 2011) and the euro area (down to -16.6 from -11.2 in July 2011).

Es decir, la confianza, elemento necesario para una recuperación económica, sigue cayendo. Si los consumidores no consumen (valga la redundancia) la economía no va a despegar y, por tanto, el crecimiento económico no se produce. Parece claro, pues, que los planes de ajuste no están dando los resultados que algunos economistas esperaban. Los datos de crecimiento del paro en Grecia, de la caída del consumo privado en Portugal y otros datos macroeconómicos como la ralentización del crecimiento de economías como la alemana o la francesa son indicativos de que los ajustes y recortes no parecen la solución a los problemas actuales. Sin embargo, algunos economistas apuntan a que tampoco funcionan los planes de estímulo del gasto. Esa cuestión se plantea hoy Robert Barro en un artículo en el The Wall Street Journal donde, centrándose en la economía americana apunta que:

Food stamps and other transfers aren’t necessarily bad ideas, but there’s no evidence they spur growth.

Plantea que las políticas de ayuda y estímulo de gasto no influyen necesariamente, en el crecimiento de la economía y que, además, no hay pruebas de que esto sea así:

There are two ways to view Keynesian stimulus through transfer programs. It’s either a divine miracle—where one gets back more than one puts in—or else it’s the macroeconomic equivalent of bloodletting. Obviously, I lean toward the latter position, but I am still hoping for more empirical evidence.

Pero este artículo ya ha tenido respuesta y en The Washington Post, Dylan Matthews publica un artículo titulado “Did the stimulus work? A review of the nine best studies on the subject” en el cual analiza nueve artículos sobre estímulos de gasto y encuentra que:

Of the nine studies I’ve found, six find that the stimulus had a significant, positive effect on employment and growth, and three find that the effect was either quite small or impossible to detect.

Por tanto, parece que las políticas de ayuda y estímulo de gasto sí resultan positivas para el crecimiento y el empleo. Pero esas políticas deberían ir destinadas a gasto productivo o gasto social, de manera que sirvan para incrementar la confianza y, por tanto, el crecimiento económico.
 

Un pensamiento en “La confianza sigue en caída. La recuperación más lejos.

  1. snappages.com

    My partner and I absolutely love your blog and find the majority of your post’s to be what precisely I’m looking for.

    can you offer guest writers to write content to suit your
    needs? I wouldn’t mind publishing a post or elaborating on some of the subjects you write regarding here. Again, awesome website!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s